lunes, 6 de agosto de 2012

De buenos finales (no necesariamente felices)

El otro día mantuve una conversación con un compañero y amigo al que saludo desde mis pequeñas vacaciones. No recuerdo muy bien por dónde fueron los tiros, pero sé que me quedó grabado un detalle; no le gustaban los finales felices. Ya no en una película o un libro, sino en cualquier historia.