jueves, 25 de abril de 2013

Conversaciones con mi musa #9

El sábado pasado, mientras caían las últimas gotas de lo que había sido una lluvia pertinaz que dejó en casa a mucha gente, me pareció ver, a través de la ventana del comedor, a Sara montada en un hipogrifo. A Sara. Volando. En la calle. Sí.

La cuestión es que yo también tuve que mirar dos veces, y en el segundo intento, dejé de verla volar. Más bien dejé de verla. No estaba allí. Incluso salí al balcón para ver si la encontraba en el cielo, pero lo único que encontré fue un suelo encharcado bajo mis pies y un frío que calaba los huesos. Ya no estaba allí, pero estaba completamente seguro de haberla visto. Y es más, ella me había mirado fijamente, sentada en aquella montura mística y emplumada. Acto seguido, y para mi frustración, había desaparecido.

martes, 23 de abril de 2013

¡Feliz día del libro!

Hoy, para mí, además de ser un día realmente atractivo por la multitud de posibilidades que ofrece (firmas, conferencias, presentaciones, talleres, exposiciones, puestos callejeros...), es día también de celebración familiar: Carla cumple su primer mes.
 
Es por ello que, como no podía ser de otra manera, esta tarde, al salir de la oficina, la enfundaremos en su flamante carrito de bebé y la pasearemos a lo largo y ancho de calles, avenidas y plazas, sorteando y visitando mesas, caballetes, murales y estanterías. Regateando niños, padres y señoras y sintiendo al mismo tiempo el inigualable olor de la celulosa y el dulce perfume de las flores.
 
Que con su primer mes, flote a su alrededor el aroma de las letras de millones de historias épicas. De dramas, de fábulas. De sagas increíbles con personajes de cuento. De novelas de culto llenas de emoción y misterio. Que de bien pequeña sienta, por minúscula que pueda ser la posibilidad, el murmullo de los que adoran leer, el trajín de visitar puesto tras puesto. El sonido tan característico que el curioso produce, inconscientemente, al pasar una página tras otra, buscando en esa novela aquello que le decida llevársela a su casa.
 
Quién sabe, igual no me sale lectora, pero ahí estaremos para intentarlo.
Espero que vosotros también lo disfrutéis.
 
¡Felicidades, mi niña, y feliz día del libro a todos!

lunes, 15 de abril de 2013

Desubicado #1

Desperté.

Lo hice al percibir aquél zumbido. Un sonido tan agudo y desagradable que, además de irritarme, dejó de forma inexplicable un extraño sabor metálico en mi boca. El ruido no dejó de repetirse en mi cabeza hasta varios minutos después de haberme levantado del suelo.

Me observé; llevaba puesto un traje caro y a mi lado, en la hierba, descansaba un maletín que supuse sería mío. Tenía un reloj dorado, una manicura impoluta y sentí mi pelo limpio. La corbata apretaba un poco, pero no supe quitármela. Mis zapatos, brillantes, me quedaban perfectos, aunque no fueran de mi gusto. Tenía un reguero de saliva que me bajaba de la comisura de los labios al cuello y un ligero corte en la palma de la mano que me escocía de forma exagerada.
 
No entendía nada.

martes, 9 de abril de 2013

Mi porqué

¡Hola a todos! Cuánto tiempo, ¿no?

Desaparecí sin previo aviso. Pido perdón por ello, porque sé que aunque sois pocos, algunos sí visitáis el blog de un humilde servidor y os quedaríais extrañados ante mi inusitada ausencia.

Ahora mismo vais a entenderla:


Ese es mi porqué. Mi grandísimo, preciosísimo, maravilloso e increíble porqué.

Os presento a Carla, nuestra princesita. Nació el 23 de marzo y desde entonces no soy capaz de mudar la sonrisa bobalicona que tengo en la cara. Mi chica se portó como una gladiadora y trajo al mundo a la cosita más achuchable que he conocido jamás. Ambas están en perfectas condiciones; la madre, espléndida, y la niña, radiante. Su hermano y su padre, aún babean por las esquinas.

Ahora que ya entendéis mi nula actividad puedo deciros que poco a poco voy a retomar los hábitos.

A leer.
A escribir.

Y a poner en cada palabra más sentimiento.
Porque esta experiencia enriquece el corazón y desarrolla la imaginación.

Un abrazo a tod@s.
Estoy de vuelta :-)