lunes, 30 de julio de 2012

Esa sensación tan placentera

Cuando tu madre, sufriendo uno de los peores momentos de su vida, te sonríe. Te devuelve la pelota, como si fueras un bebé con el que ha empezado a jugar.

Te mira a ti, aunque hay más gente en la habitación. Te mira y en tan sólo un segundo es capaz de transmitirte una carga tan brutal de agradecimiento, de amor, de complicidad, de felicidad, que en realidad ahora mismo no me veo capaz de describir con un teclado.

lunes, 23 de julio de 2012

Palabras para un amigo

Tenía previsto escribir una entrada diferente, pero hoy no puedo más que acordarme de un amigo que en estos momentos lo está pasando mal.


Nuestro amigo tuvo un desafortunado accidente con la bicicleta que lo mandó directamente al hospital y tengo entendido que hasta ayer no le retiraron toda la parafernalia que suelen utilizar los médicos para estabilizarnos cuando estamos jodidos. Tubos fuera, ánimo dentro. Después del susto inicial, ahora toca volver a la superficie, Toni. Ahora toca dejar de bucear entre tanta oscuridad y coger una buena bocanada de aire que te llene los pulmones. Ahora toca abrir los ojos, sentirte de nuevo aquí y remontar este palazo que te vino de repente.

miércoles, 11 de julio de 2012

¿Hasta qué punto somos interesantes?

Ayer leía un artículo de Paco Nadal en El País que me hizo preguntarme si las personas llegamos a ser, con nuestras vivencias e historias, mínimamente interesantes. El artículo en cuestión cuenta la historia de un ciudadano alemán que viaja por Europa sin un euro en el bolsillo, y con el único propósito de viajar. Conocer. Llenarse el corazón de experiencias. Aquí tenéis el artículo.

Lo digo porque, efectivamente, en este mundo existen personas que podrían cambiarlo todo. Personas increíbles que con un minuto de televisión podrían alterar de forma sensible la percepción de la existencia de una persona receptiva. Tanto para bien, como para mal, quede claro esto.